Sección 1 – Hay Un Dios Verdadero

Dios es uno en esencia (Deut. 6:4). Pero, el único Dios verdadero se ha revelado misteriosamente Trino – Padre, Hijo, y Espíritu Santo – cada persona sin ser creada, e iguales en poder y gloria (Isa. 43:11, Mat. 28:19, 2 Cor. 13:14). El Dios verdadero es infinito, santo, y auto-existente. Como el Creador eternal y Soberano del universo (Sal. 90:2). El es completamente Otro – santo y único, pero conocible (Isa. 45:5-6, Juan 17:3).

Sección 2 – La Biblia es Palabra de Dios

Dios, quien es El mismo Verdad y habla únicamente verdad (Juan 17:17), ha inspirado la Santa Escritura (2 Tim. 3:16)  para revelarse a la humanidad perdida a través de Jesucristo como Creador y Señor, Redentor y Juez. La Santa Escritura, siendo la misma Palabra de Dios, escrita por hombres preparados y superimpuesta por Su Espíritu, es de infalible autoridad divina en todo asunto del cual se afecta. Es para ser creída en todo aquello que afirma; obedecida en todo aquello que requiera; aferrada en todo aquello que promete. Siendo enteramente y verbalmente dada por Dios, la Escritura es sin error o falta en toda su enseñanza, ni menos en cuanto a lo que declara de los hechos de Dios en creación, en cuanto a los eventos de historia mundial, y en respecto a sus origines literarios (i.e., “Dios en Su obra de inspiración utilizo distintas personalidades y estilos literarios de los autores quienes El había escogido y preparado”) bajo Dios, que en su testimonio a la gracia salvadora de Dios en vidas individuales.

Sección 3 – Jesús es Dios

Jesucristo es completamente Dios y a la vez completamente hombre (Juan 1:1-3, 14). El es el Dios eternal, co-igual con el Padre y el Espíritu Santo, la primera y tercera personas de la Trinidad. El es el Mesías profetizado del Antiguo Testamento (Isa. 53). El se hizo hombre para habitar entre nosotros y es ahora y por siempre Dios y hombre. Jesus nació de María mientras ella era aun virgin y el no tuvo padre biológico (Mat. 1:16, 18-25; Luc. 1:34). El vivió una vida sin pecado en la tierra y por nuestra causa y nuestra salvación, el derramo su sangre y murió en la cruz por nuestros pecados y como nuestro substituto (Heb. 7:23-27, 1 Ped. 2:22-24) y como Cristo el Vencedor. Jesus resucito corporalmente de la muerte y es el único legitimo mediador entre el hombre y Dios (1 Cor. 15:3-8, 1 Tim. 2:5-6).

 Sección 4 – El Espíritu Santo es Dios

El Espíritu Santo es una Persona divina (Hechos 5:2-4). El activamente guía y vive en la iglesia (el cuerpo de creyentes) (Rom. 8:14, 1 Cor. 3:16-17). Ya que el Santo Espíritu habita en y capacita a los creyentes, nosotros no tenemos que pecar (Rom. 6:1-14, 8:9-14). El verdadero Cristiano anhela vivir bajo Su control diario (Gal. 5:16-26, Ef. 5:18). El Santo Espíritu da dones espirituales a todos los creyentes. El nunca se aparta de la Iglesia en general ni del creyente mas débil (Ef. 1:13-14, Heb. 13:5). Si bien aquí en Iglesia Steamtown reconocemos la libertad de Dios en obrar de formas milagrosas e inesperadas, nosotros corporalmente no practicamos los dones de señal.

Sección 5 – El Hombre y la Caida

En el principio, Dios creo todo como bueno (Gen. 1). El estaba y siempre estará en una relación comunal con si mismo – Padre, Hijo, y Espíritu Santo. Dios creo al hombre y a la mujer para ser relacional y nos marco con una identidad como portadores de su imagen y un llamado misionero de servir y cuidar de la tierra (Gen. 2). Dios creo a los humanos en su imagen para vivir en compañerismo con el, tanto así como el uno con el otro. El enemigo, Satán, tentó a los primeros humanos y, como resultado de su caída, el mal y la muerte entraron en la creación y ahora son parte del mundo. Este evento devastador resulto en que nuestras relaciones con Dios, otros, y la creación así también como con nosotros mismos sea fracturado y en una desesperada necesidad de redención (Gen. 3:1-15, Rom. 5:12, Col. 1:21).

Sección 6 – Dios y Salvación

Nosotros creemos que Dios no ha abandonado la creación, y en amor, envio a su único Hijo Jesucristo a la tierra. Jesus es completamente Dios y completamente humano, fue nacido de una virgen y fue y es sin pecado. El fue enviado para redimir toda la creación (Mat. 1:18-25; Juan 3:16-17; Rom. 8:19-25; Col. 1:15-20). Su sendero de sufrimiento, crucifixión, muerte, sepultura, y resurrección logran esperanza duradera para toda la creación (1 Cor. 15). Jesus es el único camino a la paz y a la reconciliación entre Dios y el hombre. A través de Jesús hemos sido perdonados y llevados a una relación correcta con Dios. Dios esta ahora reconciliándonos los unos a los otros, a nosotros mismos, y a la creación. A través de su vida, muerte, y resurrección, Jesús venció el pecado y la muerte, haciendo de aquellos en Cristo Jesus una nueva criatura con la presente esperanza de vida eterna. La fe solamente en Cristo (no en las buenas obras o moralidad) es el unico camino para tener acceso al regalo gratuito de gracia, paz renovada, y reconciliación con Dios (Juan 1:29; Rom. 3:22-26; 5:1-9; Rom. 14:17; 1 Cor. 4:20; 2 Cor. 5:17, Ef. 2:8-9; Heb. 1:1-3; Apoc. 21:5).

Seccion 7 – La Iglesia de Dios y la Misión de Cristo

La Iglesia universal es el cuerpo viviente de Cristo, del cual el es la Cabeza, y de la cual la Iglesia Steamtown es una expresión local de ese cuerpo (1 Cor. 12, Col. 1:18). La Iglesia no solo es un edificio (1 Pedro 2:4-8), ni solo una institución (1 Ped. 2:9). Es un cuerpo viviente de creyentes en misión para asegurar que cada hombre, mujer, y niño tenga repetidas oportunidades para escuchar el evangelio de Jesucristo (Mat. 16:18; 28:18-20). Como parte de la Iglesia de Dios, la Iglesia Steamtown, es responsable por alcanzar toda la región de NEPA con el evangelio. Sin embargo, necesitamos otras expresiones locales para cumplir la misión ya establecida arriba. La Iglesia Steamtown trabajara con todo el cuerpo de Cristo en NEPA para alcanzar esta misión. La Iglesia ha de ser separada del gobierno civil, pero ligada por sus leyes en la medida que no estén en oposición con las Escrituras. El plan de Dios es que la iglesia local sea gobernada por ancianos y servida por diáconos/diaconas (Tito 1; 1 Tim. 3), y lo demás que todos los miembros sean ministros del evangelio (Rom. 10:9-15). Cristo ha encomendado dos ordenanzas a la iglesia: el bautismo y la Santa Cena (Hechos 2:41-42). Cristo ha entregado el bautismo y la Santa Cena para la practica regular de creyentes y la edificación de la  iglesia hasta su retorno (Rom. 6:1-4, 1 Cor. 11:26, Hechos 20:7). Si bien, el bautismo y la Santa Cena son eventos memoriales, también son medios  por los cuales el creyente es bendecido y santificado. En Iglesia Steamtown, los creyentes profesantes son bautizados por inmersión. Los bautismos realizados por otro modo u otra congregación, pero hechos luego de una profesión de fe en Jesus y realizados en el nombre del Padre, Hijo, y Espíritu Santo son aceptables concerniente a la membresía de la Iglesia Steamtown.

Seccion 8 – El Retorno de Cristo y Los Destinos Finales

La Iglesia espera el retorno inminente de Jesús para recibir su novia, la iglesia (distinta de Israel), y hará todo bien.  (1 Tes. 4:3-18; Zac. 14). El viene físicamente, no solo simbólicamente ni espiritualmente (Hechos 1:11).  Dios juzgara los creyentes y no creyentes, vivos y muertos.  Hará todo bien.  El creara un cielo nuevo y una tierra nueva en la cual creyentes pasaran la eternidad (Apoc. 20-21).  Creemos en la resurrección futura corporal de toda la humanidad (Mar. 12:18-27; 1 Cor. 15:13).  Para aquellos que pertenecen a Jesus, vivirán con Dios para siempre cuando el Cielo esta conjunto con una tierra redimida (Fil. 3:20-21; 1 Ped. 1:3-5).  Para aquellos que rechacen Jesus, estarán separados de Dios en el Infierno par siempre (Apoc. 20:11-15).  En este acto final de justicia, Dios les dará lo que siempre quisieron: ser independientes de El.